Moringa: qué es y para qué sirve

Moringa: qué es y para qué sirve
4.7 (94.29%) 7 votes

¿Te han hablado sobre el famoso “árbol de la vida” o como lo conocen muchas personas “Moringa”?. Aprender acerca de él te interesará, porque tiene que ver mucho con tu bienestar y salud. A continuación te detallaremos todo lo relacionado con este árbol nutricional.

¿Qué es la Moringa?

Que es y para que sirve
Moringa

Es conocida también como Moringa Oleífera, su origen se remonta a la India específicamente en el estado de Kerala. Pertenece a la familia de las Moringaceae. Es un árbol que crece rápidamente, puede medir en su primer año hasta 3 metros y cuando alcanza la edad adulta puede alcanzar un tamaño entre 10 a 12 metros.

El árbol de Moringa Oleífera, crece en cualquier terreno incluso el más árido y bajo cualquier tipo de circunstancias. Esta es una de las razones por las que se le conoce como el “superalimento” o el “árbol de la vida”, pero no es la única, ya que la principal razón es debido a su valor nutricional y sus beneficios en el cuerpo humano.

Cultivo de la Moringa

Se puede cultivar utilizando sus semillas, sembrándose directamente en el suelo o en alguna maceta y luego trasplantarse. Aunque como mencionamos, es un árbol que crece en cualquier terreno, es preferible hacerlo en uno donde reciba la luz directa del sol, que tenga suficiente agua y que drene bien. Además es recomendable hacer una separación de 30 o 40 cm. Entre semilla y semilla.

La temperatura que más le beneficia al árbol de Moringa para su crecimiento es de 25 grados a 30 grados como promedio.

Valor nutricional que contiene la Moringa

El valor nutricional que aporta la Moringa es en realidad su fortaleza, ya que gracias a eso, es utilizada de muchas maneras en el campo medicinal. Veamos su valor nutricional por cada 100 grs:

  • Proteínas 9,40 g.
  • Agua 78,66 g.
  • Carbohidratos 8,28 g.
  • Grasas 1,40 g.
  • Fibra alimentaria 2 g.
  • Vitamina A 42%
  • Vitamina B1 20%
  • Vitamina B2 44%
  • Vitamina B3 15%
  • Vitamina B6 92%
  • Vitamina C 86%
  • Vitamina E
  • Calcio 19%
  • Hierro 32%
  • Magnesio 40%
  • Fósforo 16%
  • Potasio 7%
  • Sodio 1%
  • Zinc 6%

Formas de consumir la Moringa

Es de hacer notar que todo el árbol de la Moringa (raíz, hojas, frutos, flores, semillas) se puede consumir de diferentes maneras. Por ejemplo, tanto las hojas como las flores se pueden consumir crudas o cocidas como en guisos. Pueden utilizarse las hojas para realizar jugos o combinarla con otras frutas, tienen sabor ligeramente picante.

El fruto de la Moringa es como unas vainas que estando verdes se pueden cocinar y su sabor es muy parecido a las judías. Cuando alcanzan la madurez se pueden hervir, esperar cuando se abran y comer sus semillas que tienen un sabor como el garbanzo; también se pueden comer las semillas tostadas y extraer su aceite.

Las raíces se parecen mucho a las zanahorias pero con un sabor un poco picante.

Adicionalmente, la Moringa se puede consumir en té, pulverizarlas, hacer mascarillas, aceite. También la procesan y realizan productos líquidos, en cápsulas, cremas, ungüentos, entre otros.

¿Para qué sirve la Moringa?

Debido a su valor nutricional y su alto contenido antioxidante, la Moringa tiene excelentes efectos en todo el organismo. Entre otras cosas:

  • Tiene funciones antiinflamatorios. Ayuda a reducir cualquier tipo de inflamación en el cuerpo.
  • Mejora el sistema circulatorio del cuerpo. Elimina toxinas y hace que fluya la sangre correctamente por todo el organismo.
  • Ayuda al sistema digestivo. Permite que se realice una buena digestión y se aprovechen cada uno de los nutrientes.
  • Controla los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo. Mantiene equilibrada la absorción de la azúcar y la glucosa en el cuerpo.
  • Produce una sensación de bienestar. Proporciona vitalidad, energía y ganas de realizar cualquier tipo de actividades.
  • Nutre el sistema inmunológico. Aumenta las defensas del cuerpo y ayuda a combatir virus y enfermedades.
  • Equilibra los niveles de colesterol en la sangre. Evita el aumento del colesterol malo, ayudando a aliviar malestares como dolor de cabeza, mareo, entre otros.
  • Mantiene en buen estado el hígado y los riñones. Impide la formación de cálculos en los riñones y grasa en el hígado.
  • Combate los signos de la vejez. Ayuda a embellecer y reafirmar la piel.
  • Sirve como suplemento nutritivo. Ayuda a deportistas y personas con desnutrición.

Uso de la Moringa para adelgazar

Frecuentemente se utiliza la Moringa para adelgazar. Puede ser el componente especial en cualquier dieta por su excelente aporte de nutrientes y baja en grasas y calorías. Además es el suplemento ideal para acompañar las rutinas de ejercicios físicos por la cantidad de energía que aporta.

Se han realizado actualmente estudios que demuestran, que el uso que se le da a la Moringa para adelgazar, se debe a su alta cantidad de glucosinatos, que una vez que se digieren en el cuerpo se convierten en isotiocinatos, lo que ayuda a acelerar el metabolismo y convertirse en un quemador de grasas muy eficiente.

El contenido de vitaminas B, hace posible que los alimentos se vuelvan energía y por lo tanto no haya acumulación de grasas, lo que ayuda a la pérdida de peso.

Como vemos, el uso de Moringa en las dietas tiene efecto en el metabolismo, mejora la digestión, produce una sensación de saciedad al reducir las ganas de comer o ansiedad.

Uso de la Moringa en la lactancia materna

Se ha comprobado que el uso de las hojas de Moringa repercute de forma positiva en las mujeres embarazadas, en los fetos y en los lactantes.

La Moringa aumenta los niveles de prolactina materna, incrementa la producción de leche materna tanto si se consume antes del parto como después del nacimiento del bebé.

Gracias a los nutrientes que aporta la Moringa, ayuda a elevar el peso de los lactantes y a que su cuerpo absorba los nutrientes que necesita para crecer sanos y fuertes.

Uso de la Moringa contra el cáncer

La Moringa contiene una amplia gama de inmuno-estimulantes y antioxidantes, que según estudios realizados pueden tener un efecto muy positivo tanto en la prevención como en el tratamiento del cáncer.

Dentro de los componentes anti-cancerígenos de la Moringa, podemos destacar los siguientes:

  • Polifenoles. La Moringa tiene un alto contenido de polifenoles, sobre todo los flavonoides y los ácidos fenólicos; los cuales pueden brindar protección a las células, previene la formación de células cancerígenas en el cuerpo y retrae la mutación o cambios en las células.
  • Vitaminas anticancerosas. Posee una cantidad elevada de vitaminas anticancerosas como por ejemplo la vitamina C, la vitamina E y la vitamina A. Las hojas frescas de Moringa contienen gran cantidad de vitamina C, la cual protege al cuerpo de la actuación de los radicales libres y las toxinas. La vitamina A se encuentra en las hojas secas de este árbol en forma de betacaroteno que es un potente antioxidante al igual que la vitamina E.
  • Glucosinolatos. La moringa contiene glucosinolatos que son eficaces para la prevención de cualquier tipo de cáncer.

Al ingerir preparados de Moringa, el sistema inmunológico se hace más resistente y puede combatir las células cancerígenas, mientras que los antioxidantes en general reducen significativamente el tamaño de los tumores.

Uso de la Moringa contra la diabetes

Dentro de todas las bondades que nos brinda la Moringa, encontramos que controla y reduce los niveles de azúcar en la sangre debido a sus efectos hipoglucemiantes. Adicionalmente, mejora el funcionamiento del páncreas que es el órgano encargado de producir la insulina, que naturalmente controla la absorción de azúcar y glucosa en la sangre.

Tomando preparados a base de Moringa regularmente, se podrá disfrutar de buena salud aunque se tenga tiempo padeciendo diabetes.

Uso de la Moringa para purificar el agua

Es interesante que tanto las semillas como las vainas de la Moringa se puedan utilizar para purificar el agua. ¿Cómo? Posee un polielectrolito catiónico que es muy efectivo para limpiar el agua y hacerla apta para el consumo humano; ya que elimina la turbidez del agua.

Las semillas de Moringa pueden neutralizar las partículas coloidales del agua, logrando que estas se acumulen y puedan ser extraídas más fácilmente o a través de filtros.

Con la utilización de estas semillas se evita hacer gastos innecesarios en aparatos importados y además es biodegradable.

Uso del aceite de Moringa

De las semillas de la Moringa se puede extraer el aceite, que tiene gran cantidad de ácidos grasos insaturados y que se le pueden dar usos medicinales, comestibles y comerciales.

Como aceite comestible, se puede usar en la preparación de alimentos, colocarlo a las ensaladas crudas. En su uso medicinal se utiliza para hacer ungüentos y cremas para aplicar en zonas del cuerpo con dolor o inflamación.

A nivel de comercio, lo utilizan para realizar combustible para lámparas, además se utiliza en la fabricación de aceite biodiesel de alta calidad.

Riesgos en el consumo y uso de la Moringa

Existe el refrán que dice “todo en exceso es dañino”, por supuesto es también aplicable al uso que se le da a la Moringa. Es muy cierto que es una excelente planta que aporta nutrientes, ayuda al organismo a prevenir enfermedades, nutre el cuerpo, combate el envejecimiento; pero si se toma o usa en exceso puede causar algunos efectos secundarios, como por ejemplo:

  • Como fomenta la energía en el cuerpo, no se puede consumir antes de dormir o en las noches ya que puede ir produciendo pérdida del sueño y a largo plazo producir insomnio.
  • Si se toma en exceso durante el día, puede hacer que aumente el conteo de glóbulos rojos en la sangre.
  • Por sus efectos hipoglucemiantes, puede hacer que baje demasiado el nivel de azúcar en la sangre si se toma en grandes cantidades.
  • Debido a que contiene gran cantidad de fibra, es posible que ocasione diarrea si se consume en exceso.
  • Ingerir la Moringa en ayunas puede causar acidez o cierto dolor estomacal.

Beneficios de usar o consumir Moringa

  • Protege los tejidos del cuerpo y sana las heridas. Estimula la cicatrización de heridas y brinda protección a órganos importantes como los riñones, el corazón, el hígado, entre otros.
  • Es analgésica. Alivia los dolores producidos por la artritis y los que padece el cuerpo en general.
  • Su acción antioxidante. Sus hojas tanto frescas como secas, poseen gran cantidad de antioxidantes que ayudan a reducir la oxidación del ADN.
  • Contrarresta la diabetes. Controla los niveles de azúcares y glucosa en la sangre. Recomendada sobre todo para la diabetes tipo II.
  • Controla la hipertensión arterial. Su consumo ayuda a paliar los efectos secundarios de la hipertensión arterial, como por ejemplo: arritmias, insuficiencia renal, problemas en la visión, insuficiencia coronaria, entre otros.
  • Facilita la digestión y previene úlceras en el estómago. Por su alto contenido de fibra estimula la buena digestión y ayuda a prevenir erosiones en las paredes del estómago.
  • Disminuye la formación de células cancerígenas. Gracias a sus propiedades antioxidantes y su alto contenido de polifenoles actúa contra el desarrollo del cáncer.
  • Estimula las defensas del cuerpo. Nutre el sistema inmunológico y lo mantiene activo para luchar contra virus y enfermedades.
  • Previene contra la formación de cataratas. Debido a la alta cantidad de vitaminas y nutrientes ayuda a mejorar la visión y evita que se formen las cataratas en los ojos.
  • Disminuye el asma bronquial. Ayuda a eliminar la flema acumulada en los bronquios y pulmones.
  • Estimula la circulación sanguínea y protege el corazón. Hace que fluya bien la sangre por todo el cuerpo ya que tiene un efecto anticoagulante, lo que influye en que el corazón realice bien sus funciones.
  • Es un antibiótico natural. Ayuda a prevenir y disminuir infecciones en el organismo.

Por todo lo antes expuesto, podemos concluir que el nombre que se le ha dado a la Moringa: “árbol de la vida” encaja muy bien con las propiedades y beneficios que reporta para todo el organismo en general.