Moringa y el embarazo

Moringa y el embarazo
Califícanos

Este árbol tiene múltiples usos, pero sin duda, el más polémico es la combinación de moringa y el embarazo. Cuando se está embarazada, consumir alimentos sanos se vuelve más indispensable que nunca. Se empiezan a necesitar más proteínas, calcio, hierro y ácido fólico que antes de quedar en estado de gravidez. Lo que debemos tener en cuenta es que cuando decimos “comer por dos” no nos referimos a comer el doble, ya que un aumento excesivo de peso podría complicar el embarazo. Esto más bien significa que los alimentos que la madre come son la principal fuente de nutrientes del bebé. Por ende las comidas balanceadas serán lo ideal para la salud de ambos.

Beneficios de la moringa
Moringa y el embarazo

El programa de nutrición del Servicio Mundial de Iglesias en África, ha usado con éxito la moringa oleífera para contrarrestar y prevenir la desnutrición en mujeres embarazadas y lactantes, así como en niños. Aseguran que el uso de moringa ha generado efectos positivos en niños desnutridos en tan solo unos pocos días. En este artículo hablaremos sobre todo lo que se conoce sobre el uso de moringa y el embarazo.

Nutrición durante el embarazo

Como es conocido, una buena nutrición durante el embarazo es indispensable debido a la cantidad de recursos que requiere un parto. Antes del embarazo lo mejor es iniciar un proceso de nutrición de manera que el sistema inmune esté preparado para defender no solo a la madre sino también al feto, de hecho, es un factor determinante en la concepción de hijos sanos. La dieta estará estrechamente ligada a la salud del bebé, por lo que debe ser lo más balanceada posible. Es por ello que se propone el uso de moringa como suplemento, para ofrecer las vitaminas y minerales necesarios así como muchos otros nutrientes.

Hoy en día las mujeres son más conscientes de su salud en el periodo de gestación, sin embargo, su ingesta nutricional suele disminuir, ya que los cambios en el organismo lo vuelven vulnerable a la ansiedad, enfermedades y falta de energía, lo que convierte en un trabajo pesado la preparación de los alimentos adecuados. De esta manera la necesidad del nutriente adicional incrementa y se vuelve más eficiente cuando se ingiere en forma de suplemento natural. Las mujeres embarazadas requieren mucho hierro para crear la suficiente hemoglobina para toda esa sangre adicional, así como para el bebé que está en proceso de crecimiento y la placenta.

Moringa y el periodo de lactancia

Un bebé recién nacido tiene solo tres necesidades principales, que son el calor del cuerpo de la madre, la leche de su pecho y la seguridad en el conocimiento de su figura. La lactancia satisface estas tres necesidades al mismo tiempo, la leche materna contiene propiedades anti-infecciosas como la lipasa, inmunoglobulina y lactoferrina, al igual que protege contra microorganismos. Estudios prueban que el coeficiente intelectual de los niños aumenta siete puntos si son amamantados.

La moringa aumenta la producción y el flujo de leche materna, por lo que el uso de moringa por parte de la madre volvería la leche aún más nutritiva por todos los aportes esenciales que le ofrece. De alguna manera, repotencia la principal fuente de nutrición para los bebés antes de que sean capaces de comer y digerir por ellos mismos alimentos sólidos. Como sabemos la leche materna es el alimento esencial otorgado por la naturaleza a los recién nacidos y la moringa es ese elemento que le puede permitir a la madre generar más y con mejores beneficios de este preciado alimento. En pocas palabras si la madre ingiere moringa y adquiere todas sus bondades estás serán transmitidas al bebé para un futuro más saludable.

Contenido vitamínico de la moringa y su aporte durante el embarazo

Las cualidades de la hoja de moringa y los frutos son un regalo de la naturaleza para ayudar a las madres a producir gran cantidad de leche rica en nutrientes para su bebé. Es de suma importancia para el recién nacido la obtención de grasas buenas para el desarrollo del cerebro, además de protectores del sistema inmunológico, proteína digerible, aminoácidos y muchos otros. La mayoría de las mutivitaminas que se encuentran en el mercado son creadas en laboratorios. Por desgracia, estos ingredientes son difíciles de absorber para el organismo ya que no se adquieren de los alimentos integrales.

Contraindicaciones de la moringa y el embarazo

Como resaltamos al inicio de este artículo el consumo de moringa durante el embarazo es muy controversial porque así como es ampliamente recomendado hay quienes afirman que es muy peligroso para el feto. Si bien es cierto que la moringa posee beneficios increíbles, se debe tomar en cuenta que cualquier alimento en exceso es dañino. En consecuencia debes tener cuidado al momento de comenzar a consumir esta planta o cualquier producto a base de ella, pero sobre todo si estás embaraza. Como cada cuerpo y sus necesidades son completamente distintas, es preferible que acudas a un profesional (el que trate tu embarazo) o un nutricionista para que este sea quien decida si puedes agregar la moringa a tu dieta.

Aunque es una planta natural, puede traer consecuencias graves al organismo. La moringa contiene un alto índice de vitamina A, vitamina que favorece la división celular y el crecimiento del feto, pero el consumo en exceso puede generar un efecto contrario, es decir, que detendría el proceso de división, viéndose así el crecimiento del feto afectado y provocando un aborto natural. Para evitar esta indeseable situación, debes regular el consumo de la planta durante el embarazo, ya que esta etapa requiere precaución. No significa que debes suspender el uso de moringa por completo, solo que debes controlar bastante su uso. Algunos de los efectos secundarios que podría causar su consumo sin control son:

  • Aumento excesivo de glóbulos rojos.
  • Si eres hipoglucémico ten mucho cuidado, ya que la moringa actúa como un hipoglucemiante por ende reduce los niveles de azúcar en la sangre.
  • Problemas de insomnio si se consume por la noche.
  • Efecto laxante si se consume en ayunas.
  • Acidez gástrica.

Add a Comment

Guardar mi nombre, correo electrónico y sitio web en este navegador para la próxima vez que haga un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de Privacidad *