Enfermedades que cura la Moringa

Enfermedades que cura la Moringa
Califícanos
Moringa cura las siguientes enfermedades
Enfermedades que cura la moringa

La moringa también conocida como “árbol de la vida” por sus increíbles propiedades curativas, es una planta medicinal que tiene un gran poder antioxidante y un alto contenido de vitaminas y minerales, además de contar con efectos antiinflamatorios. Sirve para tratar muchas enfermedades, entre ellas las respiratorias y la diabetes, además de disminuir la ansiedad, así como controlar la pérdida de peso por desnutrición y ayudar a adelgazar. Su parte más utilizada son las hojas que pueden consumirse en forma de té, polvo o cápsulas, aunque es importante resaltar que todas sus partes son comestibles, incluso como alimento principal o suplemento.

Es difícil encontrar en el mundo otra planta que contenga las bondades o se asimile a la moringa, y es que las culturas en donde se adora a esta planta aseguran que es capaz de sanar  prevenir hasta 300 afecciones. Seguramente has escuchado hablar de ella, pero te preguntas ¿qué enfermedades cura la moringa?, sus beneficios son reales, así que quédate en esta página y entérate de todo lo que esta maravillosa especie vegetal es capaz de ofrecerte y como le puedes sacar el máximo provecho.

Moringa para tratar la diabetes

Uno de las enfermedades que regula la moringa, es la diabetes, actualmente se dice que es la mejor planta para tratar este padecimiento de manera natural. Veamos de qué manera funciona en el organismo:

  • Ejerce una acción hipoglucémica, ya que reduce el nivel de azúcar en la sangre.
  • Estabiliza la cantidad de glucosa en el cuerpo.
  • Regula el adecuado funcionamiento del páncreas, permitiendo que se produzca la insulina necesaria para el organismo.
  • Contribuye a la pérdida de peso.

Es necesario que conozcas tratamientos naturales a base de plantas medicinales como la moringa, pero recuerda que siempre debe ser supervisado por tu médico tratante o algún especialista, sobretodo tomando en cuenta que eres una persona con diabetes y debes tener cuidados especiales. Tomar una dosis incorrecta de alguna planta, puede traernos muchos más problemas que soluciones, por lo tanto ni si quiera disfrutaremos de sus beneficios. Cada cuerpo es un mundo así que las dosis dependerán de las necesidades de cada quien.

Moringa para tratar la artritis

La artritis es una de las enfermedades que más dolor causa, son bastante fuertes, sobre todo en las articulaciones (manos, piernas y rodillas). Aunque los medicamentos para esta enfermedad son muy efectivos generalmente traen consigo molestos efectos secundarios. Es por ello, que las personas prefieren buscar métodos alternativos como la medicina natural. Las hojas de moringa contienen un alto nivel de calcio, tanto que beber un poco de té equivale a cuatro vasos de leche aproximadamente.

Si añades polvo de moringa correctamente a tus recetas lograras que tus huesos y articulaciones mejoren, gracias a la cantidad de nutrientes con las que cuenta esta milagrosa planta. Sus propiedades combaten la inflación, y el efecto antiinflamatorio de este árbol han sido comprobados científicamente y como sabemos la inflamación es la principal causa de la artritis.

Moringa para tratar la hipertensión arterial

La moringa juega un gran papel en el tratamiento de la hipertensión arterial, es muy conocido y usado por los practicantes del ayurveda (medicina tradicional de la India) y las zonas cercanas. Recientes investigaciones han comprobado que efectivamente “el árbol de la vida” reduce la hipertensión arterial en personas que poseen esta condición de salud, además de aportar beneficios en general a nivel cardiovascular. Conservando una presión arterial estable, así como mejorar su pronóstico a futuro.

La medicina moderna está de acuerdo con el uso de este tipo de alternativas naturales, como el uso de los extractos de la hoja de moringa. Específicamente cuatro de estos compuestos son los encargados de contribuir con estos pacientes, el niazicin A1, niazicin B3, niazicin A5 y niazicin B10 son los compuestos que han demostrado la reducción de la enfermedad.

Moringa para curar la hepatitis

El té de moringa es uno de los remedios caseros más recomendados para curar las afecciones del hígado, ya que al tratarse de una infusión, su naturaleza permite que todos los nutrientes sean absorbidos por la sangre y por ende por el hígado. El té o las infusiones de moringa tienen una acción que de alguna manera limpia el hígado, por lo que son el tratamiento perfecto para curar este tipo de afecciones como la hepatitis. Recuerda antes de empezar a ingerir cualquier tratamiento distinto al sugerido por tu medico debes consultarlo, ya que como todo tiene sus pro y sus contra, debe evaluar si es lo suficientemente beneficioso para tu estado de salud.

Moringa para curar el asma

La moringa para curar el asma se utiliza ya que se encarga de aumentar los niveles de hemoglobina y mejora significativamente sus síntomas. Para esta enfermedad se suele usar la semilla, ya sea en polvo o sus extractos, en la mayoría de las personas no ha traído efectos adversos sino todo lo contrario. Pero si aún no estas convencido de probarla te explicaremos que funciones cumple en el combate de esta enfermedad.

  • Es broncodilatadora: Las semillas del marango ayudan a dilatar los bronquios y bronquiolos, liberándolos y dejando que el aire recorra con normalidad los pulmones, disminuyendo la resistencia en la estructura respiratoria.
  • Estabiliza los mastocitos: La moringa impide la liberación de histamina (amina que causa las alergias), de esta manera controla los trastornos alérgicos.
  • Es antiinflamatoria: La moringa contiene sustancias antiinflamatorias parecidos a los AINE (fármacos antiinflamatorios no esteroideos), pero a diferencia de estos, al ser natural se reduce el riesgo de efectos secundarios.
  • Es antimicrobiana: Las semillas de esta increíble especie vegetal contienen propiedades antimicrobianas, que ya han sido estudiadas en patógenos respiratorios. Por ende, protege de los microbios que producen las infecciones en los bronquios, y que son los que incrementan la dificultad del asma.
  • Moringa para la anemia

La moringa es rica en vitaminas y minerales, entre ellas hierro, vitamina C y B12, lo que la convierte en una excelente opción para combatir la anemia. Esto quiere decir que consumir esta planta frecuentemente, te permite adquirir casi todos los nutrientes que necesitas para que tu organismo funcione bien. No hay excusa para no disfrutar de sus potentes beneficios ya que existen muchas formas de consumirla, puedes agregar hojas frescas a tus comidas favoritas, cocinar con aceite a base de moringa o simplemente tomar una infusión.

error: Content is protected !!